El 24 de Septiembre es “Heritage Day” en Sudáfrica, día en que todas las culturas que conforman la nación arcoíris celebran su diversidad cultural. Coloquialmente los sudafricanos se refieren a este día también como “Braai day” por su incesante ambición de celebrar todo día feriado con una parrilla; nada une más a éste pueblo que carne en brasas.

Éste 24 de septiembre yo tengo la suerte de celebrar mi “día del patrimonio” de otra manera. Si bien celebro (casi) todos los días vivir en este país y en éste continente, hoy aprovecha de celebrar mi herencia, de dónde vengo y a quienes me formaron. Fortuitamente hoy mis abuelos, que todos conocen cómo Opi y Omi, cumplen sesenta años de casados. 60. Un número grande, redondo, poderoso y admirable.

En éste día, yo aprovecho de celebrarlos a ellos, las dos figuras que quizás han causado la más grande adoración de pequeños y admiración de adultos. Sesenta se dice rápido, pero a medida que uno va creciendo y el tiempo vuela, entendemos que sesenta se dice rápido pero se vive lento. Ahora de más grandes entendemos muchas más facetas de lo que significa estar tanto tiempo con alguien, la admiración va más allá de verlos como abuelos y que nos boten al jardín. La admiración va más allá al comprender que son sesenta sabiendo como ser adulto, como ser pareja, como ser padres, como ser siempre ejemplos para los que vinimos después, no importa en qué etapa nos encontremos.

Los sesenta los celebran ellos, pero los que han recogido los frutos de lo que ustedes han sembrado esto años somos nosotros y por eso les damos las gracias.

Son sesenta de celebración de ustedes que nos han marcado a todos, que han puesto la barra en alto de lo que significa ser familia y a lo que los cuatro hijos y los 9 nietos aspiramos. 

Son sesenta que nos llenan de orgullo a nosotros por haber compartido con ustedes, haber aprendido de ustedes y haber recibido el amor incondicional que siempre nos han brindado. 

A ustedes que nos han dado el mejor ejemplo, los celebramos hoy y esperamos algún día llegar a ser la mitad de los que nos han enseñado y lograr que ustedes estén tan orgullosos de nosotros, como nosotros de ustedes. 

Daudz laimes, porque aunque no se diga así, ellos saben.

Ale (y los que vinieron después).

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.